martes , enero 26 2021

Por qué la cuenta de Twitter de Trump debería ser de todos

Difunde con todos tus amigo gracias por tu apoyo

U.S. President Donald Trump speaks to members of the media in the Oval Office of the White House in Washington, D.C., U.S., on Friday, July 26, 2019. Trump said the U.S. reached an agreement with Guatemala to stop migrants from other parts of Central America from claiming asylum in the U.S. after he earlier accused the country of backing out of a deal.
U.S. President Donald Trump speaks to members of the media in the Oval Office of the White House in Washington, D.C., U.S., on Friday, July 26, 2019. Trump said the U.S. reached an agreement with Guatemala to stop migrants from other parts of Central America from claiming asylum in the U.S. after he earlier accused the country of backing out of a deal.

Especial para el Washington Post – Es un aspecto de las transiciones presidenciales del siglo XXI que los Fundadores no anticiparon: ¿Qué pasa con las cuentas de redes sociales del presidente? Twitter ya ha detallado cómo las cuentas de Twitter de @WhiteHouse, @POTUS, @VPOTUS y @FLOTUS serán transferidas a la administración entrante de Biden-Harris, pero la compañía aún no ha abordado sus planes para la joya de la corona de las cuentas: @realDonaldTrump. Las llamadas del público para “borrar su cuenta” crecieron hasta un punto de fiebre tras el asalto al Capitolio que provocó el miércoles.

La pregunta no debería dejarse en manos de Twitter. Al usarlo para anunciar decisiones oficiales, el presidente ha perdido cualquier derecho a la cuenta de @realDonaldTrump. El gobierno debería, por lo tanto, mantener el control de la cuenta cuando el presidente deje el cargo. Este asunto es aún más urgente ahora que el ataque a los terrenos del Capitolio ha demostrado que el uso de la cuenta por parte del presidente es un claro y presente peligro para la seguridad pública.

Desde la prohibición del servicio militar transexual hasta la amenaza del uso de armas nucleares, la cuenta @realDonaldTrump se ha utilizado indudablemente para fines oficiales. Desde la inauguración del Presidente Donald Trump, la cuenta @realDonaldTrump ha sido tuiteada más de 19.400 veces. Mientras tanto, la cuenta @POTUS ha tweeteado sólo 418 veces en ese mismo período, y no ha emitido ni una sola pieza original de contenido desde junio de 2018.

Esto no es sólo un ejercicio teórico. Hay intereses gubernamentales legítimos – estratégicos, éticos y legales – que prohíben a Trump llevar esta cuenta de Twitter con él a su vida futura como ex jefe de estado.

Como antiguo responsable de las políticas gubernamentales en este espacio, ayudé a dirigir un esfuerzo de años en el Departamento de Estado – que alberga el mayor número de puestos nombrados políticamente de cualquier agencia federal – para evitar que los funcionarios del gobierno utilicen sus títulos y puestos para aumentar sus audiencias personales en los medios sociales.

Las razones de esto eran claras. Estratégicamente, no tiene sentido poner el trabajo financiado por los contribuyentes en la construcción de un embajador políticamente designado de las redes sociales de seguimiento cuando la cuenta que se adjunta a continuación en última instancia saldrá por la puerta. Las normas éticas impiden que los funcionarios del gobierno se beneficien personalmente de su cargo público más allá del salario que reciben y los beneficios auxiliares de los que disfrutan, y esto se aplica también a las cuentas de las redes sociales, como ha explicado el gobierno federal. Por último, las cuentas que se han utilizado para comunicar información oficial del gobierno están sujetas a los requisitos de retención de registros de la Ley de Registros Federales.

El presidente no sería el primer funcionario del gobierno en tener que renunciar a su cuenta personal de Twitter por tales razones. Nikki Haley, ex embajadora de Trump ante las Naciones Unidas, también usó su cuenta personal y política de Twitter para llevar a cabo asuntos oficiales del Departamento de Estado. En el proceso, ganó casi 1,5 millones de seguidores, un aumento de ocho veces de los 200.000 que tenía cuando asumió el cargo. Eso hizo que los funcionarios de ética la convencieran de que renunciara a la cuenta tras su dimisión en octubre de 2018. La cuenta original de Haley ha sido archivada (renombrada @AmbNikkiHaley) y su nueva cuenta (conservando el título original de @NikkiHaley) ha ganado más de 700.000 seguidores.

El gobierno de los Estados Unidos tiene un interés estratégico en mantener una clara distinción entre la política oficial del gobierno y las comunicaciones políticas y privadas de los que trabajan para él. La ambigüedad puede servir a veces a los intereses nacionales, pero no cuando surge de una confusión interna. El presidente Barack Obama y sus ayudantes lo entendieron. Sus equipos sentaron un importante precedente al establecer la cuenta de Twitter @POTUS para el contenido oficial en mayo de 2015, mientras que usaron @BarackObama para el contenido político y personal.

Dada la flagrante autocomplacencia y otros ultrajes morales de esta administración, las implicaciones éticas de la cuenta de Twitter de Trump pueden parecer insignificantes. Pero una cuenta de redes sociales puede tener un valor considerable. Los seguidores de @realDonaldTrump se han cuadruplicado a más de 88 millones desde que la cuenta comenzó a publicar información oficial del gobierno el 20 de enero de 2017. Trump tiene ahora uno de los perfiles más seguidos entre los (ex) líderes mundiales – seguido sólo por @BarackObama – y el sexto más seguido de todo Twitter. A Trump no se le debería permitir mantener esta plataforma, construida con la ayuda de los fondos de los contribuyentes y el acceso privilegiado a la información del gobierno, porque estaría bien posicionado para obtener grandes beneficios de ella en su post-presidencia.

Por último, es claramente de interés público y nacional preservar la cuenta de Twitter de @realDonaldTrump, tanto el contenido público que todos hemos visto como cualquier correspondencia no pública enviada por mensaje directo. Recordemos que Trump llegó al poder en parte fomentando la indignación por la mezcla de comunicaciones personales y oficiales de Hillary Clinton durante su mandato como Secretaria de Estado. Seguramente sería un resultado justo para el presidente si la cuenta @realDonaldTrump fuera retenida por el gobierno con fundamentos similares.

Más allá de los riesgos obvios de permitir que este hombre continúe teniendo esta plataforma, al final del día los archivistas deben salirse con la suya. Ya sea que la cuenta @realDonaldTrump sea retenida por el gobierno o archivada en su totalidad, los funcionarios – ya sea en la Casa Blanca, los Archivos Nacionales y la Administración de Registros o en el Congreso – deben mantener sus juramentos y ver que todos los registros de la administración Trump sean preservados en el interés público. Incluso, y especialmente, los tweets.

*Lampa es director de comunicaciones digitales en el Consejo Atlántico y ex funcionario del Departamento de Estado, durante las presidencias de Barack Obama y Trump.


Difunde con todos tus amigo gracias por tu apoyo

Autor Admin Sfm Noticias

Medio de información masivo del mundo y del nordeste

Compruebe también

Julio Amado Vásquez Guzmán

Confesiones de un ciudadano que decidió no delinquir

En la esquina noroeste del parque Duarte, frente al local del Club Esperanza, se le puede encontrar diariamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *